Impacto económico de la cuarentena en Puerto Rico: ¿Economía supeditada a la Salud?


I. Introducción:

Tras meses de incertidumbre y seguimiento, la Organización Mundial de la Salud, anunció que la propagación del COVID-19 había alcanzado el carácter de pandemia. Los efectos de la pandemia han ameritado que los países ofrezcan asistencia de emergencia para salvar vidas, mientras se protege a los individuos de la pérdida de trabajos e ingresos y a las empresas de la quiebra. A pesar de que la crisis económica mundial ha sido comparada a la anterior crisis del 2008, debe destacarse la rapidez y magnitud de respuesta de los bancos centrales y los gobiernos. Aunque las predicciones sobre el impacto económico varían continuamente ya que están sujetas, entre otros factores, al distanciamiento social y la propagación del virus, los economistas parecen coincidir en que la clave reside en las medidas tomadas por los gobiernos para apoyar la actividad y la viabilidad de los actores económicos.[1] Lo cual nos lleva a preguntarnos ¿En qué medida se verá y se esta viendo afectada la economía de Puerto Rico? ¿Son eficaces las medidas monetarias y fiscales implementadas hasta el momento?

II. Contexto:

El pasado 12 de marzo de 2019, la Gobernadora Wanda Vázquez Garced, declaró a Puerto Rico bajo estado de emergencia.[2] Posteriormente, a raíz del aumento en casos de contagio de COVID-19, se emitió la Orden Ejecutiva 2020-23.[3] Mediante la cual se enfatizó el distanciamiento social decretando el cierre de todos los comercios, el cese de las operaciones gubernamentales que no brindaran servicios esenciales, y la implementación de un toque de queda que restringe el libre tránsito por las vías públicas. No obstante, por la naturaleza de sus servicios, se permitió la operación de los negocios relacionados a la venta y distribución de alimentos (solo mediante servi-carro o entrega), medicamentos, artículos médicos o combustible, las instituciones bancarias o financieras y los centros de cuido de personas mayores.[4] A través de ordenes posteriores, se ha continuado con este tipo de directrices con algunas ampliaciones y cambios.

La suspensión de la actividad comercial y empresarial en el país ha conllevado la salida de miles de personas de la fuerza laboral, presentando un panorama incierto. Según el Informe de Empleo y Desempleo en Puerto Rico, preparado por el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos de Puerto Rico, el grupo trabajador para enero de 2020 totalizó 1,056,000 personas, habiendo una cifra de desempleo ajustada estacionalmente de 94,000 personas.[5] Estas cifras representan una tasa de desempleo ubicada en 8.9%.[6] Al momento, la Gobernadora ha identificado una cantidad de 170,000 trabajadores por cuenta propia. Es a los pequeños y medianos empresarios donde la crisis afecta de forma mucho más directa.[7] En particular, se han visto afectados los trabajadores independientes de la industria de prestación de servicios.[8]

Aunque al momento no se encuentran disponibles estadísticas gubernamentales que muestren como estas cantidades han fluctuado a causa del COVID-19, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico se encuentra realizando la Encuesta COVID-19 para Negocios. A los fines de recopilar y tener datos frecuentes y actualizados que le permitan a los negocios tomar todas las medidas necesarias para mantener sus servicios.[9] No obstante, las Estadísticas Semanales sobre Reclamos al Seguro por Desempleo, publicadas por el Instituto de Estadísticas, reflejan que para el 11 de abril de 2020, se había presentado un total de 42,074 reclamos iniciales de desempleo y 86,474 reclamos continuos.[10] Aunque, Briseida Torres, Secretaria del Trabajo y Recursos Humanos, indicó a fuentes periodísticas que para el 27 de marzo de 2020, se habían presentado 46,176 reclamaciones de desempleo.[11]

Por su parte, la firma Estudios Técnicos (ET), advirtió que en tan solo las primeras dos semanas de encierro se presentó una pérdida de $1,600 millones en la economía de Puerto Rico, representando un 5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país en un año.[12] Asimismo, Luis C. Fernández Trinchet, Secretario del Departamento de la Vivienda, reveló que la emergencia de salud pública a causa del COVID-19, tendrá un impacto de $4,800 millones al finalizar el 2020 y de $11,000 millones de manera acumulativa. Además, un informe preliminar realizado por Abexus Analytics, revela que las pérdidas en salarios podrían alcanzar los $250.9 millones durante el primer mes de la implementación de las medidas de distanciamiento social.[13]

No debemos perder de vista que evaluar los efectos a mediano y largo plazo en la economía resulta complicado debido en parte a consideraciones internacionales. Según las proyecciones de Abexus Analytics, el turismo en Puerto Rico, podría sufrir un profundo golpe que se estima entre $525 millones (en un escenario de 1 mes) o $2.7 billones (en un escenario de 3 meses).[14] Además, algunos expertos apuntan a que para este próximo verano se avecina un aumento en las quiebras.[15] Humberto García, director del Boletín de Puerto Rico, estimó un aumento de entre 10 a 20% en la radicación de quiebras de los negocios. Por otra parte, según el Informe Preliminary Estimate of the Economic Impact of the COVID-19 Virus in Puerto Rico, se estima un impacto neto directo de $4,777.1 millones a la economía del país. Esta cantidad proviene de la resta del impacto directo en la economía local y del influjo de fondos federales. Parece ser que el área de la manufactura podría ser la más afectada con una proyección de pérdidas de entre $4,308.8 millones a $8,046.4 millones.[16]

Estos datos forman parte de un cuadro mayor y surgen en el contexto de una economía local que lleva años en decrecimiento. A pesar de que resulta prematuro determinar cuál será la magnitud del impacto económico del COVID-19 en Puerto Rico, se encuentra presente la presunción de que los efectos económicos y sociales de la pandemia durarán por un periodo de tiempo prolongado. El distanciamiento social inevitablemente ha acarreado grandes costos económicos. Es por ellos que, ha quedado evidenciado que diversos sectores de la población necesitan un pronto respaldo fiscal. El cual, para tener los mejores resultados deberá ser oportuno, temporal y focalizado.[17] Se estima que, al momento, los países han adoptado medidas de asistencia que ascienden a $8 billones.[18]

III. Actuaciones del Estado:

En vías a asistir a la población y en cierta manera establecer mecanismos de contrapeso, se han aprobado y emitido paquetes de ayudas económicas tanto estatales como federales. En cuanto a las actuaciones del poder Ejecutivo, la Gobernadora ha emitido múltiples pronunciamientos. Como parte del llamado Plan Estratégico para Reactivar Nuestra Economía, Apoyar a Nuestros Comerciantes y Proteger a Nuestros Trabajadores, se anunció: la exención temporera del pago de Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) en la compra de los alimentos preparados[19], la continuación del pago de salario a los 134,200 trabajadores públicos, la extensión del periodo de pagos de contribuciones sobre ingresos, la suspensión el cobro del IVU en los muelles, la suspensión por un periodo de 3 meses la retención del 10% en el origen de pagos por servicios profesionales y la no imposición de penalidades por incumplimiento con el IVU quincenal, ni de penalidades por incumplimiento con el pago de los primeros plazos de la contribución estimada.[20] Además, para estimular el flujo económico se ha identificado y otorgado un incentivo de $500 a los trabajadores por cuenta propia, una aportación de $1,500 como incentivo para todas las pequeñas y medianas empresas que hayan cesado operaciones en medio de la pandemia y el aumento en los beneficios de desempleo.[21]

Mediante la Orden Ejecutiva 2020-033, se comunicó una extensión del “lock down” y del toque de queda. Además, se informó la emisión de un alivio económico que asciende a cerca de $1 billón, con el propósito de impactar directamente el bolsillo de los trabajadores.[22] En esta línea, la Gobernadora anunció un desembolso de $21.5 millones, en reintegros pendientes por concepto de contribuciones sobre ingresos, correspondientes a 27,809 contribuyentes. Estando también disponible, el desembolso de $37 millones provenientes del Disaster Tax Relief and Airport and Airway Extension Act of 2017, que se encontraban pendientes para aquellos patronos que retuvieron a sus empleados tras el azote de los huracanes Irma y María.[23]

De otro modo, el aparato gubernamental cuenta con la asignación de $40 millones, a través del Departamento de la Vivienda, del Programa de Capacitación Laboral (WFT, por sus siglas en inglés), destinados a proveer capacitación práctica a la fuerza laboral y a la creación de nuevos empleos en el área de las capacitaciones.[24] De igual forma, las micro y pequeñas empresas podrán solicitar asistencia del Programa de Financiamiento para Pequeñas Empresas (SBF, por sus siglas en inglés), el cual les ofrecerá subsidios y préstamos. El SBF, en su fase inicial otorgaría hasta $50,000 para capital de operación, inventario, renta o hipoteca, nómina, utilidades, o equipo para las empresas que sufrieron pérdidas luego del paso de los huracanes del 2017.[25]

Además, el gobierno de Puerto Rico recibió $2.2. billones provenientes del Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act (CARES Act).[26] Esta ley busca ayudar a los negocios afectados por la pandemia y provee la asignación de fondos para cubrir los gastos incurridos en los territorios a causa de la emergencia por COVID-19, durante el periodo del 1 de marzo al 30 de diciembre de 2020.[27] Una parte de estos fondos, será destinada a ofrecer una ayuda suplementaria de $600 semanales a los beneficiarios del Programa de Seguro por Desempleo.[28] De igual forma, entre los programas creados por la Ley CARES, se encuentra el Programa de Protección de Nómina (PPP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Federal de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA, por sus siglas en inglés). El PPP, provee a los negocios elegibles fondos para cubrir costos de nómina, utilidades, renta y el pago de intereses de préstamos existentes.

Por su parte, la Legislatura aprobó la Resolución Conjunta 26-2020, que ordena a todas las instituciones bancarias o financieras autorizadas a hacer negocios en Puerto Rico, establecer y ofrecer una moratoria a aquellas personas que se hayan visto afectadas por el COVID-19. La moratoria aplica a los pagos de préstamos personales, préstamos de auto, préstamos hipotecarios y tarjetas de crédito correspondientes a plazos vencederos en los meses de marzo, abril, mayo y junio de 2020.[29] También se ampliaron los incentivos a médicos, con la aprobación del P. de la C. 2375, que enmienda el alcance de la Ley 60 del 2019, conocida “Código de Incentivos de Puerto Rico”.[30] La Ley 40-2020, es otra de las leyes aprobadas a los fines de atender la crisis de salud pública. La misma presenta varias enmiendas a la Reforma Contributiva que beneficiarán a los contribuyentes, empresarios y personas de la tercera edad.[31] Además, fue aprobada la Ley 37-2020, que enmienda la “Ley de Salario Mínimo, Vacaciones y Licencia por Enfermedad de Puerto Rico”, estableciendo que durante declaraciones de estado de emergencia, el empleado del sector privado que sufra o se sospeche que sufra una enfermedad podrá hacer uso de una licencia especial de hasta cinco días laborables con paga.[32]

IV. Reapertura:

Ante el panorama de una crisis de salud pública y una economía que ya atraviesa un momento delicado, la Orden Ejecutiva 2020-038, decreta el reinicio del movimiento y funcionamiento de los diferentes sectores del país.[33] Dicha Orden sienta las bases para la flexibilización de la actividad empresarial en Puerto Rico, utilizando el mecanismo de una apertura escalonada. Por un lado, se extiende el toque de queda hasta el 25 de mayo de 2020, mientras se permite de forma limitada la apertura de ciertas industrias, comercios y servicios en horarios específicos, considerando plazos de 3 semanas para su evaluación.[34] Este plan de flexibilización tiene una duración estimada de ocho a catorce meses. El proceso se divide en cuatro etapas de reapertura, según las industrias: (1) construcción, minería, informática, agricultura, manufactura; (2) bienes raíces y renta, comercio al por mayor, finanzas y seguros, arte y entretenimiento, agencias de gobierno no esenciales, transportación, almacenamiento y utilidades; (3) servicios profesionales, comerciales, técnicos, comercio al detal, alojamiento y restaurantes y (4) servicios educativos. La primera fase incluye segmentos de la economía que por su forma de operar y las regulaciones preexistentes conllevan un riesgo menor de contagio. Siendo así, aquellas empresas que deseen retomar operaciones podrán solicitarlo mediante un proceso de Auto certificación Patronal, que deberá presentarse al Departamento del Trabajo en conjunto con un Plan de Control de Exposición al COVID-19.[35]

Es importante partir de la premisa de que se desconoce el periodo de duración de la pandemia y sus efectos, pero se cree que tomar medidas tempranas de distanciamiento social puede acortarlo. Los resultados de la establecida reapertura económica pueden ser positivos, pero es necesario que la misma sea acompañada con la realización extensiva de pruebas. Según Emilio Colón Zavala, portavoz de la Comisión Especial Asesora de Asuntos Económicos, una encuesta que se realizó a las empresas que han continuado en operación durante la pandemia, reflejo que de una fuerza laboral de 63,567 empleados solo se han confirmado 25 casos de COVID-19.[36] Por ende, nos encontramos ante una reapertura a medias, que dependerá de cuán efectivas sean las empresas para operar sin que ello repercuta en un alza significativa en los contagios.[37]

V. Conclusión:

Sin duda alguna, la crisis de salud pública amerita que se repiense las maneras en que se gestionan e implementan las políticas públicas y económicas. En Puerto Rico, resulta evidente el impacto en la industria de servicios, específicamente los trabajadores no asalariados y los pequeños y medianos negocios. Al cierre de este escrito muchos de los individuos y empresas aguardan el desembolso de las ayudas anunciadas. Además, aún se espera el aumento en la realización de pruebas de COVID-19 y la disponibilidad de estadísticas oficiales. Ha quedado en evidencia la necesidad de que se reactive la economía, pero esto debe ir acompañado de una evaluación constante de la tasa de infección y el comportamiento de la población. Nos encontramos ante un escenario difícil, donde se hace imperativo evaluar la economía mediante un modelo de riesgos. ¿La economía está supeditada a la salud?

*Estudiante de tercer año de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico y redactora del BLJ Fórum.

[1] Sara Giménez Colmenero, ¿Cómo afecta el coronavirus a la economía y los mercados? , Rankia Pro (30 de abril de 2020), https://www.rankiapro.com/como-afecta-coronavirus-mercado-chino/.

[2] Orden Ejecutiva Núm. 2020-020, Para Declarar un Estado de Emergencia ante el Inminente Impacto del Coronavirus (COVID-19) en Nuestra Isla (12 de marzo de 2020), https://www.estado.pr.gov/es/ordenes-ejecutivas/. https://basecero.ogp.pr.gov/apex/apex_util.get_blob?s=16957496678471&a=161&c=112063554695324788&p=15&k1=4717&k2=&ck=MT8QLwm8OchU0OEmynxihmyP-rgpoE4bAPzZmz-v8TICyUKsDrrdq6LK1b4XM1Xqh2LumwvAT3Nh6GA3epuWSw&rt=IR

[3] Orden Ejecutiva Núm. 2020-023, Para Viabilizar los Cierres Necesarios Gubernamentales y Privados Para Combatir los Efectos del Coronavirus (COVID-19) y Controlar el Riesgo de Contagio en Nuestra Isla (15 de marzo de 2020), https://www.estado.pr.gov/es/ordenes-ejecutivas/. https://basecero.ogp.pr.gov/apex/apex_util.get_blob?s=16957496678471&a=161&c=112063554695324788&p=15&k1=4724&k2=&ck=P8pWpwz-4rX2xNKkpJYlH-0BJYPUcU9sXb9ttSTe19kwa5OlqZTvvhyNEHgGb_n1u37MhSEjE5W569q9e3p3kA&rt=IR.

[4] Id.

[5] Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Empleo y Desempleo en Puerto Rico 2-3 (enero 2020).

[6] Id. en la pág. 3.

[7] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia extensión del periodo de “lock down” en Puerto Rico, FORTALEZAPR (26 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-extensi-n-del-periodo-de-lock-down-en-puerto-rico.

[8] Id.

[9] Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Encuesta COVID 19 para Negocios, ESTADISTICASPR, https://www.estadisticas.pr/en/media/3356 (última visita 6 de mayo de 2020).

[10] Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Estadísticas Semanales sobre Reclamos al Seguro por Desempleo, ESTADISTICASPR (18 de abril de 2020), https://www.estadisticas.pr/files/inventario/reclamos_seguro_por_desempleo/2020-04-30/USDOL_reclamosSeguroDesempleo_000418.xlsx.

[11] Hillary Román, Puerto Rico perdió más de $200 millones en salarios en la primera semana del toque de queda, NOTICEL (27 de marzo de 2020), https://www.noticel.com/economia/top-stories/20200327/puerto-rico-perdio-mas-de-200-millones-en-salarios-en-la-primera-semana-del-toque-de-queda/.

[12] Joanisabel González, El coronavirus deja en intensivo a la economía de Puerto Rico, ENDI (2 de abril de 2020), https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/elcoronavirusdejaenintensivoalaeconomiadepuertorico-2557950/.

[13] ABEXUS Analytics, Economic Impact of COVID-19 in Puerto Rico: A Chain Reaction that Ripples Through the Business Community, ABEXUS (24 de marzo de 2020), https://www.abexuspr.com. https://uploads-ssl.webflow.com/5dae284f951b512c709cef23/5ea091ab8771666e669c0250_Covid-19%20PR%20copy.pdf.

[14] Id.

[15] Marian Díaz, Varios expertos vaticinan un verano de aumento en las quiebras, ENDI (2 de mayo de 2020), https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/variosexpertosvaticinanunveranodeaumentoenlasquiebras-2565684/.

[16] ABEXUS Analytics, supra nota 12.

[17] Vitor Gaspar, W. Raphael Lam y Mehdi Raissi, Políticas fiscales para contener el daño de la COVID-19, https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=13222 (última visita 6 de mayo de 2020).

[18] Id.

[19] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia la extensión de la eliminación del IVU en alimentos preparados, FORTALEZAPR (18 de abril de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-la-extensi-n-de-la-eliminaci-n-del-ivu-en-alimentos.

[20] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia extensión del periodo de “lock down” en Puerto Rico, FORTALEZAPR (26 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-extensi-n-del-periodo-de-lock-down-en-puerto-rico.

[21] La Fortaleza, Mensaje de la Gobernadora sobre medidas económicas ante la amenaza del COVID19, FORTALEZAPR (23 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/mensaje-de-la-gobernadora-sobre-medidas-econ-micas-ante-la-amenaza-del-covid19.

[22] La Fortaleza, supra nota 19.

[23] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia desembolso millonario en reintegros, FORTALEZAPR (23 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-desembolso-millonario-en-reintegros.

[24] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia que programa federal con fondos CDBG-DR proveerá capacitación práctica para la fuerza laboral de la isla, FORTALEZAPR (29 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-que-programa-federal-con-fondos-cdbg-dr-proveer.

[25] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia asignación millonaria de fondos CDBG-DR para asistir a microempresas y pequeñas empresas, FORTALEZAPR (24 de marzo de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-asignaci-n-millonaria-de-fondos-cdbg-dr-para-asistir.

[26] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia que Puerto Rico ya recibió la ayuda billonaria del Tesoro Federal incluida en el Cares Act para los territorios, FORTALEZAPR (22 de abril de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-que-puerto-rico-ya-recibi-la-ayuda-billonaria-del-0.

[27] Pub. L. 116-136, Mar. 27, 2020, Coronavirus Economic Stabilization (Cares), 15 USCA §§ 9001-9080.

[28] La Fortaleza, Gobernadora Vázquez Garced anuncia disponibilidad de ayudas suplementarias para beneficiarios de seguros por desempleo, FORTALEZAPR (23 de abril de 2020), https://www.fortaleza.pr.gov/content/gobernadora-v-zquez-garced-anuncia-disponibilidad-de-ayudas-suplementarias-para.

[29] R. C. del S. 26-2020 de 22 de abril de 2020, 7ma. Ses. Ord., 18va. Asam.

[30] Código de Incentivos de Puerto Rico, Ley Núm. 47-2020 de 28 de abril de 2020. (No tiene LPRA al momento de publicación)

[31] Ley de Contribución Municipal sobre la Propiedad, Ley Núm. 40 de 16 de abril de 2020. (No tiene LPRA al momento de publicación)

[32] Ley de Salario Mínimo, Vacaciones y Licencia por Enfermedad de Puerto Rico, Ley Núm. 37 de 9 de abril de 2020. (No tiene LPRA al momento de publicación).

[33] Orden Ejecutiva Núm. 2020-038, A los Fines De Extender El Toque De Queda y Establecer El Toque De Queda y Establecer Otras Medidas Necesarias para Controlar y Prevenir El Riesgo De Contagio Con COVID-19 En Puerto Rico (1 de mayo de 2020), https://www.estado.pr.gov/es/ordenes-ejecutivas/ https://basecero.ogp.pr.gov/apex/apex_util.get_blob?s=6115312515478&a=161&c=112063554695324788&p=15&k1=4775&k2=&ck=F7I4EIsZYKj8LjUjuTtoiRsgg_EHqvAZxGEVu5-xjl9itti1H0xD1zmIF3P7tD4HfyaKc0fQBVXDatPR5SUZfQ&rt=IR

[34] Joanisabel González, A medio pocillo el plan de reapertura económica, ENDI (1 de abril de 2020), https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/amediopocilloelplandereaperturaeconomica-2565700/.

[35] Id.

[36] Sharon Minelli Pérez, Difícil de medir el impacto ecónomico y social del COVID-19, ENDI (2 de abril de 2020), https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/dificildemedirelimpactoeconomicoysocialdecovid-19-2565690/.

[37] Joanisabel González, Manuel Laboy afirma que la flexibilización no es tan amplia como se cree, ENDI (1 de mayo de 2020), https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/manuellaboyafirmaquelaflexibilizacionnoestanampliacomosecree-2565680/.

HOME

FORUM

ISSUES

SUBMISSIONS

MASTHEAD

BLJ ESPRESSO

ABOUT

CONTACT

SPONSORS:

westlaw-logo-png-transparent.png
Microjuris_logo.png
anuncios-05.png

©Copyright 2020. UPR Business Law Journal. All rights reserved.

rush-03.png